El interés por la logopedia crece un 15% entre los españoles

Las dudas sobre logopedia han experimentado un aumento del 15% en España en el último año. Así lo recoge MundoPsicologos.com (www.mundopsicologos.com), el portal de referencia sobre psicología de España. Barcelona, Madrid y Sevilla son las provincias que registran más preguntas sobre este tema, en el que el papel de profesores y psicopedagogos es clave para una detección temprana.

Uno de los principales motivos de este aumento se debe a la implicación del profesorado en la detección de cualquier dificultad en el habla o la lectura. Así lo interpreta Raquel Valor, psicóloga infantil, que añade que “en nuestras escuelas la figura del psicólogo y la del psicopedagogo es cada vez más común y por ello es más probable que se detecte una alteración en el habla, la voz o la comunicación”. No sólo de la detección se encargan estos profesionales, sino que también implican a los padres en los pasos a seguir una vez detectado algún aspecto a tratar.

Sevilla, cada vez más interesados en la logopedia

Las consultas sobre logopedia han experimentado una tendencia generalizada al alza en las principales provincias españolas. Destaca especialmente Sevilla que, desde septiembre de 2014 a septiembre de 2015, ha visto como las dudas sobre este tema aumentaban un 69,5%. Las consultas más repetidas tienen que ver con la logopedia infantil.

Por lo que respecta a las provincias en las que este servicio ha sido más demandado, destacan Barcelona y Madrid, seguidos de Sevilla y de Cádiz.

Retrasos en el habla o tartamudez, entre las dudas más consultadas

Los padres que detecten alguna dificultad o sean alertados por profesores o psicopedagogos deben acudir al pediatra. De esta manera podrán descartar posibles alteraciones físicas que dificulten el habla, como un posible problema auditivo.

Si existe una dificultad física, el tratamiento logopédico servirá de complemento perfecto al que realice el médico pediatra. Según apunta Valor, “el pronóstico del niño variará mucho en función del tipo de dificultad física, de la coexistencia o no con otros problemas, del momento en que se detectó y se empezó a tratar, etc. Lo que está claro es que con una intervención logopédica adecuada, cualquier dificultad puede y debe mejorar en mayor o menor medida”.

Las preguntas de los padres varían según la edad. En las primeras etapas, lo más habitual son las consultas sobre retrasos en el inicio del habla o habla difícil de entender. La pronunciación de determinados fonemas, las afonías crónicas o la tartamudez son consultas habituales sobre niños y niñas más mayores.

Algunas de las patologías que trata el logopeda pueden estar vinculadas a problemas de ansiedad o respiración.

Una de las dudas más consultadas en MundoPsicólogos.com tiene que ver con la tartamudez. Raquel Valor indica que muchos niños sufren tartamudez en diferentes momentos del desarrollo, lo que no resulta nada anormal ni problemático. Sin embargo, cuando la tartamudez se prolonga más de lo considerado normal debemos poner medidas para corregirla, especialmente porque pueden esconder posibles trastornos: “Muchos casos están relacionados con episodios de ansiedad infantil, nervios o bloqueos. Por ello es importante combinar la terapia logopédica con una psicológica que trate estos problemas causantes de la tartamudez” sentencia la psicóloga.

Cuanto más pequeños, más fácil es obtener resultados

No existe una edad ideal inicio o límite a partir de la cual llevar a los niños al logopeda. Lo importante es acudir a un profesional en el momento en el que se detecte que el niño o niña no sigue un desarrollo habitual al de su edad.

Cuatro de cada cinco consultas sobre logopedia en MundoPsicologos.com están relacionadas con la logopedia infantil. Sin embargo, esto no quiere decir que los adultos no puedan requerir atención logopédica: “No podría decir que por norma general sea más difícil, pero sí es cierto que la plasticidad del cerebro infantil es mayor y que por ello el aprendizaje es más rápido, lo que puede favorecer cualquier intervención de re-educación, como es el caso de la logopedia”, dispone la psicóloga Raquel Valor.